Template Shadow

El Verano

Imagine. Inquire. Inspire.

  • History of El Verano School

    By Nicholas Brignoli

    Bell Back in 1912 El Verano Grammar School was located on the corner of Grand Ave (currently named Arnold Dr.)  and Verano Ave.    The school was a small, four room building.  Three of the rooms were used as classrooms for grades 1st through 8th.  The fourth room was used as a basketball court as well as a place for the children to hang their coats and lunches. There were 2 teachers and 1 principal. On top of the school was a bell that was used to signal the children that school had begun.  Around 1915 my great grandfather, Herbert Ammann and his schoolmate Henry Locaenini, were messing around and knocked the bell from its support and cracked the bell.  It was a good thing that Henry’s dad was the local blacksmith and was able to repair the bell.

         During the early 1950’s the student enrollment had grown to 150 with only 5 teachers.  The need for a larger school was imminent.   In September 1953, on land that was once Mr. Kearney’s tomato fields, the “new” El Verano Grammar School was opened on Riverside Dr. The old school bell was brought to the new school and is still there today. The cost to build the new school was $230,000.  There were 281 students in grades kindergarten through 8th enrolled. The new school featured a cafeteria that offered homemade food that was served on plastic trays with plastic dishes and real silverware.  The cost of a hot lunch was .25¢.  The school colors were dark green with dark pink doors. When the school first opened there were only 2 wings of classrooms and in 1956 a third row of classrooms were added.

         My grandfather, Paul Ammann, went to El Verano School during the late 1950’s.  Back then the school had its own baseball team which he      played on and basketball team that played against the other schools in the area.  Mrs. Paula Aja, a retired El Verano teacher and former El Verano student, remembers when she was enrolled at the school, one of the main fundraisers was the Annual Thanksgiving dinner hosted by the school.  From selling tickets to making placemats, serving, and cleaning up, all students were involved.   It was a very big deal in the community. The El Verano School Annual Thanksgiving dinners continued into the 1980’s when my mom and uncle attended the school.

         Through the years, El Verano Grammar School has grown and changed. In 2008 a preschool class opened at the school and in 2012 a second preschool class was added. The 2013-2014 school year, El Verano School had 491 children ranging from preschool to 5th grade. The play structures now share the playground with solar panels. El Verano School mascot is still the Mustangs and the school colors are now green and white.  Currently the school offers a variety of after school enrichment classes: whether it be singing, karate, fitness, chess, or poetry there is something for everyone interest’s.  There is a Garden Club where students learn about how to grow and maintain a garden.  The school now even has its own student orchestra, Valley Vibes which preforms all over the valley.  

         This is my last year at El Verano School before going on to middle school.   I have had a really good time at El Verano.  I am especially grateful for the great bonds I have built with all my teachers, the staff and fellow classmates. I am sure even when I’m in college, I will still remember El Verano Elementary School and the great times I had.

     

    *****************************************************************************************************

     

    Historia de la Escuela El Verano

    Por Nicholas Brignoli

         Anteriormente en 1912, la Escuela El Verano Grammar estaba localizada en la esquina de Grand Ave (actualmente conocida como Arnold Dr.)  y Verano Ave.    La escuela era pequeña, cuatro cuartos. Tres de los cuartos eran usados como salones de clases para los grados 1 al 8vo. El otro cuarto era usado como una cancha de basquetbol y también como un lugar donde los niños colocaban sus chamarras y almuerzos. Había 2 maestros y 1 director. En la parte superior de la escuela había una campana que era usada para indicar a los niños que habían empezado las clases. Alrededor de 1915, mi bisabuelo, Herbert Ammann y su compañero de clases Henry Locaenini, estaban haciendo travesuras y tumbaron la campana causando que se le hiciera una ranura. Lo bueno fue que el papá de Henry era el hojalatero local y pudo reparar la campana.

         A principios de la década de 1950 la inscripción de los estudiantes había crecido a 150 estudiantes con tan solo 5 maestros. Era eminente la necesidad de una escuela más grande. En septiembre de 1953, en la tierra que era alguna vez los plantíos de tomate del Sr. Kearney, se abrió la escuela “nueva” de El Verano Grammar en Riverside Dr. La campana de la escuela vieja fue traída a la escuela nueva y todavía está allí hoy. El costo para construir la escuela nueva fue $230,000.  Había 281 estudiantes en los grados Kínder al 8vo grado. La escuela nueva tenía una cafetería que ofrecía comida hecha en casa y que era servida en charolas de plástico con platos de plástico y utensilios verdaderos. El costo de un almuerzo caliente era 0.25¢.  Los colores de la escuela eran el verde oscuro con puertas en color rosa oscuro. Cuando la escuela abrió por primera vez había solamente 2 secciones de salones de clases y en 1956 se agregó una tercera sección de salones de clases.  

         Mi abuelo, Paul Ammann, fue a la Escuela El Verano a finales de la década de 1950.  En ese entonces, la escuela tenía su propio equipo de béisbol en el que él jugaba y un equipo de basquetbol que jugaba en contra de otras escuelas en el área. La Sra. Paula Aja, una maestra ya retirada de la Escuela El Verano y ex estudiante de El Verano, recuerda cuando ella fue matriculada en la escuela, uno de los principales eventos de recaudación de fondos era la comida anual de Acción de Gracias patrocinada por la escuela. Desde la venta de boletos hasta la creación de los manteles individuales, servir, y limpiar, todos los estudiantes participaban. Era algo muy importante en la comunidad. Las comidas anuales de Acción de Gracias en la Escuela El Verano continuaron hasta la década de 1980 cuando mi mamá y mi tío asistieron a la escuela.

         Durante el paso de los años, la Escuela El Verano Grammar ha crecido y cambiado. En 2008, abrió la clase de prescolar en la escuela y en 2012 se agregó una segunda clase de prescolar. El año escolar 2013-2014, la Escuela El Verano tenía 491 niños desde el prescolar hasta el 5to grado.  Las estructuras de juego ahora comparten el área de juegos con los paneles solares. La mascota de la Escuela El Verano todavía es los Mustang y los colores de la escuela son ahora el verde y blanco. Actualmente la escuela ofrece una variedad de clases de enriquecimiento después de clases: ya sea clases de canto, karate, bienestar físico, ajedrez, o poesía hay algo para el interés de todos. Hay un club de jardín donde los estudiantes aprenden acerca de cómo cultivar y mantener un jardín. La escuela ahora hasta tiene su propia orquesta de estudiantes, Valley Vibes que se presenta en todo el valle.  

         Este es mi último año en la Escuela El Verano antes de pasar a la escuela secundaria. Yo realmente la he pasado muy bien en El Verano.  Me siento especialmente agradecida por los lazos grandiosos que he construido con todos mis maestros, el personal y compañeros de clases. Estoy seguro de que cuando yo esté en la Universidad, yo todavía voy a recordar a la Escuela Primaria El Verano y los tiempos estupendos que pase aquí.

     

Template Shadow
CLOSE